“Una institución, Un hombre, Mil historias”, es el nombre de esta obra escrita por el Dr. Jesús Eduardo Barajas Rodríguez.

San Andrés Cholula, Puebla.- Un emotivo momento se vivió en las instalaciones de la Universidad Madero, durante la presentación del libro “Una institución, Un hombre, Mil historias”, obra del Dr. Jesús Eduardo Barajas Rodríguez.

Más de 10 años le llevó al Dr. Barajas concretar este sueño que incluyó un trabajo de documentación, investigación, recopilación y organización de toda la información, mismo que finalmente quedó dividido en tres tomos, donde se narran gran cantidad de anécdotas que a través de los años le han dado vida a una de las instituciones más reconocidas y queridas de Puebla, el Centro Escolar Niños Héroes de Chapultepec.

En la presentación de este libro se dieron cita ex alumnos de diversas generaciones del citado Centro Escolar, quienes compartieron con los asistentes, algunas de las vivencias que marcaron su vida mientras fueron parte de esta institución.

También estuvo presente el Coronel retirado Raúl Velasco de Santiago, ex director del CENHCH, y sobre quien versa el segundo tomo de la obra.

Entre los invitados especiales estuvieron el Mtro. Job César Romero Reyes, rector de la Universidad Madero, así como la Mtra. María Eugenia Blanca Toxqui, La Lic. Lina Domínguez Cuanalo y la Mtra. Julia Patricia Ramos González, todos ellos ex alumnos del CENHCH y hoy integrantes del Sistema Madero.

En su mensaje hacia los presentes el Mtro. Job César Romero Reyes reconoció el esfuerzo y dedicación del Dr. Barajas, al tiempo de señalar que “leer la trilogía es constatar el liderazgo de la cauda de luces que nuestro CENHCH ha producido y seguirá produciendo”.

“Este libro habla de un concepto, de cómo hacer las cosas, disciplina, preparación, amistad. A través de él, nos damos cuenta de cómo trabaja y funciona un subsistema donde cada uno de sus integrantes hace su trabajo de una forma muy eficiente”.

De igual forma el Mtro. Romero señaló que en este material se plasma el cariño de los egresados y el reconocimiento de muchos actores sociales sobre el impacto que el colegio tuvo y mantiene actualmente.

“Cada lugar nos evoca nuestra propia historia: el puente, el patio de honor, los laboratorios, la cafetería… Además nos da los hilos que condujeron a la creación de esta institución, hechos que pocos conocían y que pudieron ser recopilados de sus protagonistas”.